La fiesta con bandas sinaloenses y vino de Caro Quintero y “Don Neto” en el Reclusorio Norte.

En octubre de 1985, los líderes del Cartel de Guadalajara se encontraban detenidos acusados de secuestro, homicidio y tráfico de drogas. Sin embargo, esto no fue un impedimento para celebrar a San Rafael.

Dardo Neubauer

El 19 de octubre de 1985 resonó dentro los muros del Reclusorio Norte las tubas de las bandas sinaloenses que contrataron los narcos Caro Quintero y “Don Neto” para la celebración del día de San Rafael.

Por más de 10 horas, la música norteña animó la celebración onomástica, acompañada de 9 cajas de vino. Los privilegios de los narcos eran evidentes al interior del penal: Caro Quintero manifestó tener mucho dinero y poder hacer lo que quisiera en el Reclusorio Norte.

La Dirección General de Investigación y Seguridad Nacional consultó al Director del penal, Jesús Villasagua Álvarez sobre cómo se permitió la celebración, pero se deslindó de responsabilidades: “Nada es cierto, nada más son rumores de la gente que no está conforme”.

Pero el jefe de seguridad Zoilo López Acuña, señaló lo contrario, que efectivamente sí ingresaron los grupos musicales pero que ignora quién dio la autorización. Él solo “tomó las medidas de seguridad pertinentes”.

El día que el hermano del “Che” Guevara secuestró a la hija de una de las familias más ricas de México

Beatriz Madero Garza, hija del empresario minero Enrique Madero Bracho, sobrino del ex General Francisco I. Madero, fue secuestrada por un grupo de guerrilleros exiliados entre quienes se encontraba Roberto Guevara, hermano del “Che”, en octubre de 1981. ARCHIVERO revela detalles de esta historia a través de una revisión de documentos gubernamentales y hemerográficos.

Leer más »