La justicia de EU desestimó en 2015 la causa por robo de autos contra Nazar Haro porque “parece poco probable que el gobierno detenga a los acusados en el futuro”

Tres años después de su muerte, la justicia de EU decidió limpiar el nombre del policía mexicano al desechar la investigación sobre su participación y el de sus cómplices en la causa por robo de autos de lujo en California entre 1978 y 1982.

Dardo Neubauer

El nombre de Miguel Nazar Haro es reconocido en la historia contemporánea de México por ser uno de los principales responsables de la represión política ejecutada en la década de los ´70. Desde la creación, por encomienda del ex presidente Luis Echeverría, de las Brigadas Blancas y su paso por la DFS como Director, Nazar Haro se irguió como uno de los principales responsables de la represión ejercida desde el Estado contra militantes políticos y sociales.

Su actividad de espionaje, persecución, secuestro, tortura y muerte principalmente sobre integrantes de la Liga Comunista 23 de septiembre, lo llevó a estrechar vínculos con la agencia de inteligencia norteamericana (CIA), quien lo consideraba como su principal elemento tanto en México como en Centroamérica en el “combate” contra el comunismo.

El vínculo con la CIA le permitió a Nazar Haro eludir la justicia estadounidense, quien lo acusaba de dirigir una banda dedicada al robo de vehículos en California y de revenderlos en México desde fines de los ´70 y principios de los ´80. Sin embargo, la protección terminó cuando lo desplazaron de la dirección de la DFS y fue en abril de 1982 que Nazar Haro fue detenido en San Diego acusado de liderar una banda que había robado alrededor de 600 vehículos, en conjunto con ex subordinados suyos de la DFS como son Santiago Torres, Francisco Machado y Guillermo Lira, entre otros. La acusación del Procurador William Kennedy no quedó allí, sino que también lo señaló de ser informante de la CIA, acusación que le costó el puesto por violar la ley que prohíbe develar la identidad de los agentes de la Agencia de Inteligencia. El hecho generó un gran revuelo en el ámbito judicial y político, al constatarse las presiones desde Washington por cuidar al informante mexicano.

El rumor de que Nazar Haro lideraba una banda dedicada al robo de vehículos era tan conocido como su participación como miembro de la CIA. Pero fue a principios de 1982 que tanto el periódico San Diego Union y la revista Time publicaron una investigación donde presentaban pruebas contra el exdirector de la DFS. Fue por ello que, en abril de ese año, Nazar Haro se dirigió a EU para demandar a los medios de comunicación por difamación al honor. Sin embargo, las cosas no salieron como esperaba.

El 23 de abril de 1982, Miguel Nazar Haro era detenido y llevado a comparecer por el Gran Jurado de San Diego, quien lo acuso del robo de 600 vehículos con un valor de 8.4 millones de dólares, a la vez que le instó a pagar una fianza de 200.000 dólares para poder recuperar su libertad y continuar su proceso en libertad, dinero que logró reunir a los dos días. No obstante, el 3 de mayo del mismo año debería presentarse declarar, pero nunca llegó al juzgado. Nazar Haro fue declarado inmediatamente como prófugo de la justicia norteamericana y reclamó a México su extradición, pedido que no prosperó.

El ex Director de la DFS fue un fugitivo que la justicia estadounidense nunca pudo sentar en el banquillo de los acusados. Sin embargo, en el 2015, tres años después de su muerte, la Fiscalía solicitó a la Corte del Distrito Sur de California que “este Tribunal desestime sin perjuicio de la acusación en el proceso antes señalado contra los imputados MIGUEL NAZAR HARO, SANTIAGO TORRES, FRANCISCO MACHADO, LIRA GUILLERMO por las siguientes causas: (1) La acusación fue presentada hace aproximadamente 33 años y parece poco probable que el gobierno detenga a los acusados en el futuro; y (2) en interés de la justicia y la sana conservación de los recursos procesales”. El pedido hizo eco en el Juez del distrito Larry Burns quien en octubre de 2015 ordenó que “la Acusación en el caso mencionado anteriormente contra MIGUEL NAZAR HARO, SANTIAGO TORRES, FRANCISCO MACHADO, LIRA GUILLERMO, sea desestimada sin perjuicio. SE ORDENA ADEMÁS que se retiren las órdenes de aprehensión en este asunto”.

Lo curioso del fallo no es solamente que llega después de tres años de la muerte de Nazar Haro, sino que la resolución no se centra en la desaparición física del implicado, sino en la imposibilidad de impartir justicia a la vez que se deshecha el proceso contra el resto de los acusados. Nazar Haro no cumplió ninguna pena, ni por sus delitos cometidos durante la guerra sucia ni por el robo de autos en EU. Y como último favor por los servicios brindados, la justicia norteamericana limpia su legajo judicial.

El día que el hermano del “Che” Guevara secuestró a la hija de una de las familias más ricas de México

Beatriz Madero Garza, hija del empresario minero Enrique Madero Bracho, sobrino del ex General Francisco I. Madero, fue secuestrada por un grupo de guerrilleros exiliados entre quienes se encontraba Roberto Guevara, hermano del “Che”, en octubre de 1981. ARCHIVERO revela detalles de esta historia a través de una revisión de documentos gubernamentales y hemerográficos.

Leer más »